Consideraciones importantes para la iluminación de emergencia

Proporcionar iluminación suficiente para iluminar el camino en caso de una emergencia es una de esas cosas que puede dar por hecho.

Por lo general, se considera que el alumbrado de emergencia es simplemente «configurarlo y olvidarlo». Eso es un error, sin importar de qué tipo de construcción sea responsable.

Es esencial cumplir con los últimos códigos de seguridad del edificio, y las reglas y regulaciones de iluminación que cambian con el tiempo.

Se necesita evaluar periódicamente el sistema de iluminación de emergencia para asegurarse de que cumplan con las regulaciones de iluminación más recientes.

El Título 20 de California, por ejemplo, es uno de los últimos códigos que cubren las regulaciones de energía. Tiene un impacto directo en el alumbrado de emergencia, incluidas las nuevas reglas sobre las especificaciones de carga de la batería, las clasificaciones de potencia y los controles de iluminación centralizados.

Mantenerse al día con las reglas y regulaciones de iluminación de emergencia es principalmente una cuestión de entender los requisitos de iluminación y probar los sistemas de iluminación de emergencia.

Los nuevos sistemas de iluminación están continuamente llegando al mercado con nuevas características para abordar nuevas regulaciones, como nuevas características de prueba y monitoreo y nuevas capacidades para integrar el alumbrado de emergencia en la automatización de edificios y los controles de iluminación centralizados.

Comprender algunos de los requisitos básicos del alumbrado de emergencia lo ayudará a mantenerse sin un gran derroche de dinero para reemplazos y modificaciones.

Tipos de alumbrado de emergencia:

Los sistemas de iluminación continúan evolucionando con la nueva tecnología, pero el objetivo básico de la iluminación de emergencia permanece sin cambios: proporcionar luz suficiente para ayudar a los ocupantes a salir de manera segura en caso de una emergencia.

Eso significa que las regulaciones de seguridad requieren una cantidad mínima de luz y una cantidad mínima de tiempo de operación para garantizar una salida segura. La iluminación de emergencia se define básicamente como cualquier fuente de iluminación aprobada que se activa cuando se corta la energía.

Hay varios tipos de luces de emergencia diseñadas para diferentes entornos y aplicaciones. Las luces termoplásticas, por ejemplo, tienen un costo menor y, por lo general, se usan para instalaciones en interiores. Los accesorios de acero tienden a ser más adecuados para almacenes, estructuras de estacionamiento o grandes entornos abiertos.

Otras luces de emergencia deben ser impermeables para su instalación al aire libre o en lugares húmedos. Algunas luces de emergencia se instalan a plena vista, mientras que otras están ocultas o empotradas en las lámparas existentes. También hay luces arquitectónicas diseñadas para integrarse en la decoración del edificio.

La iluminación de emergencia también se está alejando de los halógenos, fluorescentes y otros tipos de lámparas y estandarizando los LED. La iluminación LED es ideal para el alumbrado de emergencia porque es altamente confiable, resistente al calor y menos susceptible a la rotura. Además, los LED son de baja energía, lo que significa que pueden ser alimentados por baterías durante un tiempo considerable.

Relacionado:  Tomacorrriente, receptaculo de tierra aislada

La industria se está volcando hacia la luz LED instalada en lámparas existentes con sus propios controladores y paquetes de alimentación, por lo que no se necesitan luminarias adicionales de emergencia.

El uso de LED para la iluminación de emergencia también facilita el cumplimiento de las diversas normativas de construcción, ya que pueden programarse para cualquier salida de luz que se requiera, y se pueden instalar prácticamente en cualquier lugar.

Conozca los códigos de seguridad de iluminación de emergencia:

Los códigos de construcción para alumbrado de emergencia varían de un lugar a otro. En la ciudad de Nueva York, por ejemplo, las luces de emergencia deben estar encerradas en carcasas de acero y con todas las salidas posibles iluminadas, no solo las que forman parte de salidas de evacuación.

La ciudad de Nueva York también requiere un mínimo de 2 fc (21lx) de iluminación a nivel del piso, que es más alto que la iluminación de 1 fc (10lx) que requiere el código nacional de construcción.

Chicago tiene diferentes restricciones de iluminación de emergencia. Por ejemplo, en esta ciudad, la iluminación de emergencia también debe activarse durante un apagón (es decir, cuando la potencia cae por debajo del 10%). Existen diferentes requisitos para edificios públicos, residencias, negocios y otros tipos de estructuras, así como las reglas difieren para estructuras de dos pisos versus rascacielos debido a los diferentes tiempos requeridos para salir del edificio.

La Asociación Nacional de Protección contra Incendios (NFPA) y el Código Internacional de Construcción (IBC) proporcionan puntos de referencia comunes para los requisitos de iluminación de emergencia.

El NFPA 101: Código de seguridad de vida estipula que se requiere iluminación de emergencia para todos los edificios abordados en el código, pero solo se requiere para las salidas. Esto significa iluminar escaleras, pasillos, rampas, corredores, escaleras mecánicas, cualquier camino que pueda usarse para una salida en caso de una emergencia.

NFPA 101 e IBC 2012 requieren un promedio de 1 fc (10lx) a lo largo del camino de egreso. El código NFPA también dicta que la iluminación de emergencia debe iluminarse dentro de los 10 segundos de un corte de energía, y que las luces alimentadas por batería proporcionan iluminación por un mínimo de 1.5 horas. Después de 90 minutos, el requisito mínimo de iluminación disminuye de 1 fc (10lx) a un promedio de 0.6 fc (0.65 lux) como mínimo.

El Título 20 de la Comisión de Energía de California (CEC), que se aplica a edificios en California y Oregón, es el último código que afecta la iluminación de emergencia, incluidos los sistemas de carga de baterías y los controles de iluminación autónomos.

NFPA 101 requiere que la iluminación soportada por la batería, como la iluminación de emergencia, se pruebe regularmente, incluida la prueba de la disponibilidad de energía y el tiempo de descarga de la batería. En el caso de las luces de emergencia, esto significa poder alimentar la luz con la iluminación mínima requerida durante al menos 90 minutos.

Relacionado:  Cómo elegir el mejor tomacorriente USB para tu hogar o casa

Los códigos de construcción de iluminación de emergencia también varían, así que asegúrese de conocer el código que se aplica a su edificio y a los terrenos para garantizar el cumplimiento. Definir un camino de salida también será diferente. NFPA, por ejemplo, define «vía pública» como una salida de 10 pies de ancho y 10 pies de alto.

El IBC estipula que «debe haber alumbrado de emergencia en la puerta» y que las luces de emergencia exteriores deben iluminar el camino desde la puerta hasta el derecho de paso público. Dependiendo de la ubicación de sus salidas y el diseño de los terrenos circundantes, los requisitos de iluminación de emergencia serán diferentes, dependiendo de las regulaciones que deben seguirse.

Potencia de la batería y niveles de luz:

Se requiere para toda la iluminación de emergencia que esta pueda entregar un mínimo de 90 minutos de iluminación con el fin que se garantice una salida segura, lo que equivale a 90 minutos de iluminación alimentada por batería. Eso significa que las baterías deben instalarse y mantenerse, por lo que deben someterse a pruebas periódicamente para asegurarse de que puedan funcionar según sea necesario.

Los LED ofrecen una ventaja aquí también, ya que consumen menos energía y por lo tanto requieren baterías más pequeñas. Algunos fabricantes de LED de emergencia también están programando sus controladores LED de emergencia para que puedan tener una autonomía de 90 a 360 minutos de iluminación de emergencia, lo cual es ideal si desea utilizar los mismos dispositivos de iluminación de emergencia en todo un edificio grande.

Además, hay opciones en los tipos de baterías / controladores disponibles. La química de la batería está evolucionando para proporcionar una vida útil más larga y una mayor fiabilidad. Las baterías de plomo-ácido están siendo reemplazadas por baterías de níquel-cadmio que son más pequeñas, más livianas y duran más. Más fabricantes están introduciendo baterías de fosfato de hierro y litio para la iluminación de emergencia.

Las baterías tienden a durar de cinco a 10 años, por ello hay que buscar luminarias de emergencia que ofrezcan baterías reemplazables. De lo contrario, tendrás que reemplazar todo el dispositivo.

Opciones de modificación:

Los cambios en los estándares de seguridad también requieren más modificaciones de iluminación de emergencia, lo que a menudo significa que es más rentable cambiar los fluorescentes por LED.

Puede agregar un balasto y batería de emergencia a una lámpara fluorescente T12 o T8; sin embargo, los fluorescentes consumen más energía, y parte del título 24 de la CEC requiere que la iluminación sea más eficiente en el consumo de energía.

Hay kits de conversión LED T8 y T12 que reemplazan tubos fluorescentes con tiras LED que se pueden instalar en las mismas luminarias. Las luminarias LED T12 y T8 cumplen con los requisitos de potencia más bajos del Título 24 y pueden equiparse fácilmente con un controlador LED de emergencia adicional con respaldo de batería.

Para algunas instalaciones, agregar iluminación de emergencia LED independiente a las luminarias existentes es más rentable. Los LED y controladores adicionales de emergencia pueden instalarse rápidamente y conectarse directamente al dispositivo existente.

Relacionado:  Conceptos básicos para el diseño de control de iluminación

Los equipos LED continúan siendo más pequeños y más versátiles, por lo que la iluminación LED, incluida la iluminación de emergencia, se puede instalar casi en cualquier lugar. Los controladores LED son más compactos y fáciles de instalar, y las nuevas luces LED de emergencia vienen con un controlador de emergencia integrado, lo que les permite tener un perfil más bajo y más fácil de instalar.

Administrar la iluminación de emergencia:

Todos los sistemas de iluminación de emergencia requieren mantenimiento y administración. Además de las pruebas regulares, debe asegurarse de que las luces de emergencia estén operativas y listas para la prueba.

Se recomienda probar todo el alumbrado de emergencia una vez al mes y realizar una prueba completa de la batería de 90 minutos al menos una vez al año.

UL 924 requiere que las luces indicadoras sean parte de un sistema autónomo de alumbrado de emergencia. Los fabricantes de iluminación de emergencia están comenzando a incorporar luces indicadoras de dos colores y sistemas de prueba en luces de emergencia de conformidad con UL 924.

La mayoría de los fabricantes tienen algún tipo de indicador para mostrar la potencia; sin embargo, más proveedores están proporcionando indicadores LED rojos / verdes para indicar que están listos.

Algunos de los indicadores LED más sofisticados pueden proporcionar información sobre el estado de la batería, el estado de la prueba, la función del controlador, la temperatura de funcionamiento y más.

A medida que la tecnología de gestión de edificios madura, la iluminación de emergencia se está convirtiendo en parte de la automatización de edificios. La iluminación de emergencia ahora se considera a menudo como parte de la interfaz de iluminación direccionable digital (DALI), ZigBee y los sistemas de control de malla Bluetooth, por lo que las luces se pueden monitorear y probar desde una interfaz central. Por ejemplo, el uso de las pruebas de iluminación de emergencia DALI se puede realizar de forma remota y los resultados se registran como prueba de cumplimiento.

Ya sea que tenga una construcción nueva o remodelada de edificios, la iluminación de emergencia no debe ser una ocurrencia tardía.

Asegúrese desde el principio de que sus sistemas de iluminación de emergencia cumplan con las reglamentaciones apropiadas, y que puede presentar una prueba de cumplimiento si es necesario. Asegúrese de que sus luces de emergencia estén actualizadas y cumplan con las normas de seguridad nacionales y los códigos de construcción locales.

Lo más importante, pruébelos regularmente para asegurarse de que puedan continuar haciendo el trabajo. También busque unidades de iluminación que sean confiables y versátiles, y tómese el tiempo para establecer protocolos de prueba y monitoreo con anticipación. Es su mejor estrategia para cumplir con los estándares de iluminación de emergencia.

Deja un comentario